Guía de iniciación a la fotografía submarina

¿Quieres hacer buenas fotos? Guía de iniciación a la fotografía submarina.

Si has llegado hasta aquí, buscando una guia de iniciación a la fotografía submarina… Seguramente es porque alucinas con lo que ves ahí abajo.

De alguna manera sientes la necesidad de inmortalizar ese recuerdo de tu inmersión pero no tienes ni idea de fotografía submarina.

Haces las fotos con mucha ilusión pero cuando las miras en el ordenador, te encuentras que han salido azules y en nada se parecen a las imágenes espectaculares que sueles ver por internet.

Al final llegas a la conclusión que sacar buenas fotografías es muy difícil y sumamente caro.

Tenemos una buena noticia amigo… Estás equivocado, tan equivocado como lo estábamos nosotros hace unos años y con este artículo te lo vamos a demostrar.

Hoy vas aprender los conceptos básicos de la fotografía subacuática. Te los vamos a enseñar sin tecnicismos, con ejemplos fáciles para que puedas asimilar bien la información, de forma amena y divertida. !Al grano!

Contenidos

Tú y la cámara acuática.

Estar cómodo en el agua.

No sabemos qué experiencia tienes bajo el agua pero eso ya condiciona la calidad de tus fotos.

Para empezar en el fantástico mundo de la fotografía submarina, hay que partir de la base que tienes que tener una buena flotabilidad y un buen conocimiento del equipo de buceo. Tener algo de experiencia en apnea por si te decantas en fotografiar a pulmón o simplemente saber nadar si tomas fotografías haciendo snorkel.

Seamos sinceros, si durante la inmersión estás más pendiente de encontrar la tráquea, conseguir la flotabilidad neutra a cualquier profundidad o todavía no acabas de estar cómodo en el agua… Difícilmente vas a sacar una buena foto.

Más de lo mismo si decides fotografiar en apnea. Cuando haces fotos a pulmón la diferencia de hacerlo con botella, es que bajas varios metros sin aire y te mantienes en el fondo un tiempo hasta que sacas la imagen deseada. Esta modalidad requiere un entrenamiento previo.

La opción más fácil es practicando snorkel ya que no se suele bajar a gran profundidad y te limitas a fotografiar desde la superficie.

Pero todo llegará. Lo único que tienes que hacer antes de empezar a retratar el fondo submarino, es coger algo de experiencia para poder centrarte únicamente en sacar buenas tomas.

Si todavía no tienes cámara, aquí tienes un artículo que te puede interesar.

 

Cámara fotográfica acuática
La práctica hace la perfección.

Practicar la fotografía submarina, más.

¿Cuál es tu cámara submarina? ¿Una GoPro? ¿Una compacta? Bueno da igual, tengas lo que tengas te va a servir siempre y cuando esté diseñada para el agua. Una cosa te tiene que quedar bien clara, lo importante para sacar buenas fotos no es la cámara que usas, sino quién está detrás y la maneja. O sea, lo importante eres tú y solo tú.

Mucha gente tiene la creencia errónea de que por comprar la mejor cámara del mercado lo van a petar y cuando desembolsan una cantidad astronómica y no consiguen los resultados esperados, se frustran y dejan la fotografía.

Hay imágenes espectaculares sacadas con un móvil Samsung y auténticas bazofias hechas con una cámara Réflex full frame.

Tienes que exprimir tu cámara compañero, sacarle todo el jugo. ¡Desgastar la pintura de los botones de tanto usarla! Y una ayuda muy grande aunque suene a tópico, es leerte el manual de instrucciones para sacarle todo el rendimiento posible a tu máquina. Pero recuerda que por mucho que te leas el manual y nuestro artículo, si no aplicas lo aprendido practicando, no te servirá de nada.

Recuerda que a no ser que practiques la fotografía haciendo snorkel, necesitarás algo de experiencia en un medio acuático, ya sea con equipo autónomo o en apnea.

Iniciarse en la fotografía submarina con el modo automático.

Muchos te dirán que para aprender bien sobre fotografía, tienes que tener una cámara con opción manual y aprender a manejar todo tú… Sí y no.

Lo bueno de disparar en modo automático es que no tienes que estar pendiente de tantos parámetros y centrarte más en sacar una buena foto. Para los que se inician en el fotosub, el modo automático es ideal.

Lo malo es que en algunas ocasiones la máquina no puede adivinar los ajustes específicos que tú quieres. En cambio, en el modo manual eres tú el que controlas todos los parámetros de la cámara. Pero también requiere dominar más conceptos teóricos y prácticos, que para un recién iniciado es complicado.

Utilizar la máquina cien por cien manual es lo ideal y es a lo que tienes que aspirar si quieres mejorar en un futuro, pero no es indispensable para hacer un buen trabajo y empezar a aprender desde ya.

Una gran mayoría de usuarios que han empezado en el mundo de la fotografía submarina, lo han hecho con una GoPro, una action camera o una cámara compacta en modo automático. No queremos dejar de lado a quien no tenga una cámara con la opción manual.

Si tu cámara tiene la opción manual y quieres tener el control absoluto de tus capturas, aquí tienes un artículo donde te lo explicamos con detalle.

Ahora lo importante es que te centres en componer bien una imagen, sacarla enfocada, encuadrarla correctamente y conseguir los colores más reales posibles.

Y para focalizar en estas disciplinas, el modo automático te va a venir de puta madre… ¡que trabaje la máquina!

 

Al principio deja que la máquina trabaje y céntrate en desarrollar tu “ojo fotográfico”. Olympus TG-4 en modo microscopio.

 

Particularidades de la fotografía submarina.

Las principales diferencias entre la fotografía convencional y la submarina son la carencia de luz y que te desenvuelves en un medio acuático.

Aunque la segunda parezca obvia, es importante tenerla en cuenta pues necesitarás tener buenas destrezas para poder manejarte con soltura dentro del agua si quieres tomar buenas fotografías submarinas.

 

fotosub escala de colores

 

La luz y los colores en el agua.

Referente a la luz, a mayor profundidad descendemos, menos luz penetra en el fondo marino.

Esto afecta directamente a cómo ves los colores, que van siendo absorbidos a medida que desciendes. El primero en desaparecer es el color rojo, luego le sigue el naranja, después el amarillo, el cyan, el verde  y el violeta. Hasta que todo es de un azul monocromo que se va oscureciendo progresivamente.

La única manera de ver los colores a cierta profundidad es encendiendo un foco de luz o bien tomar fotos a escasos metros cuando aún hay poca absorción de colores. Por eso, en la fotografía submarina es necesario utilizar ciertos accesorios para la cámara para conseguir que los colores sean lo más fieles posibles a la realidad.

Algunos de los accesorios que se usan son el flash y el foco, como veremos. También están los filtros rojos, naranjas... Y las opciones que algunas cámaras tienen para fotografía y vídeo subacuático en las que aplican automáticamente un filtro rojo a las imágenes y sirven para contrarrestar la pérdida de colores bajo el agua.

Desenvolverse en el medio acuático.

Cuando haces una fotografía en un medio terrestre no tienes que estar pendiente de la visibilidad, la profundidad, la flotabilidad y la limitación de tiempo por el consumo de aire o los límites de no descompresión.

Si haces fotografía en apnea, tendrás que dominar este deporte ya que a diferencia del buceo con botella dependes de tu capacidad como apneísta para aguantar la respiración y el asunto se complica más.

Todas estas y más particularidades hacen que la fotografía submarina requiera de una serie de destrezas específicas, pero también tiene sus ventajas.

Bajo el agua hay mogollón de cosas que fotografiar mires por dónde mires. Hay gran cantidad de animales, plantas, corales y diferentes paisajes. Por lo que es relativamente fácil encontrar un sujeto con el que practicar.

También se necesita un equipo específico: cámara y carcasa submarina o una cámara resistente al agua.

Como hemos visto, para convertirnos en fotógrafos submarinos necesitamos básicamente dos cosas. Lo primero, formarnos como buceadores o adquirir las destrezas necesarias para desenvolvernos bien bajo el agua, ya sea en buceo con botella, en apnea, snorkel…

Lo segundo, será aprender a contrarrestar la carencia de luz que hay dentro del agua y la consecuente pérdida de colores.

 

practicar la fotografia submarina

 

La iluminación en fotografía submarina.

Ya hemos visto en las particularidades del fotosub, que la luz es tan necesaria en la fotografía submarina como un regulador para respirar bajo el agua. Ya sea iluminación natural o artificial, más cálida o más fría, en mayor o menor cantidad… La luz es imprescindible para sacar buenas fotos.

La fotografía es como pintar un cuadro, cambiamos el lienzo por la pantalla LCD y los pinceles por la luz, sin ella no hay foto que valga.

Cuando pulsas el botón de disparo en una cámara, se abre el obturador por milésimas de segundos y deja pasar la luz a través del objetivo. La imagen se graba en el sensor de la cámara y ya tenemos una foto.

Si en este lapso de tiempo te mueves, la foto saldrá desenfocada y si no tienes iluminación extra, la luz entrará del mismo modo en que tú la estás viendo.

Como ya hemos visto, los colores se absorben a medida que descendemos, sin la ayuda de un flash o un foco obtendremos fotos con tonos azulados.

No sabemos si tienes luz extra, quizás tengas el flash que viene integrado en la cámara, un flash externo o un foco de buceo. Si no tienes nada de eso estás más limitado para enfocar y sacar los colores reales. Pero tranquilo, hay otras formas de conseguir la tan necesaria iluminación que necesitamos para que nuestras fotografías salgan más coloridas y a continuación te las explicamos.

 

Fotografía submarina a poca profundidad. Olympus TG-4, sin carcasa, con objetivo angular. México.

Fotografía submarina a poca profundidad. Olympus TG-4, sin carcasa, con objetivo angular, sin iluminación. Bosques de algas pardas, Mar de Cortés, México.

 

Luz natural.

Practicando la fotografía a poca profundidad puedes aprovechar al máximo la luz natural y acercarte más a los colores reales, que se van perdiendo a medida que buceas más profundo. Conseguirás fotos más coloridas, además de otras ventajas que te contamos a continuación.

Vamos a imaginar que no tienes flash integrado o foco, aunque esto es poco común en cámaras compactas, si que es más habitual en las GoPro y cámaras de acción.

Hasta que consigas un flash o un foco, tendrás que limitarte a bucear a poca profundidad si quieres sacar buenos colores. Contra menos profundo mejor, porque entrará más luz.

Entre dos y cinco metros más o menos, dependiendo de la visibilidad del agua y en un día soleado, triunfarás como los calamares.

Además fotografiar a poca profundidad tiene sus ventajas como ahora verás.

Ventajas de fotografiar a poca profundidad.

Si no sabes dónde encontrar buenos modelos para retratar, la buena noticia es que no hace falta que te sumerjas a 20 metros. A  poca profundidad hay buena luz y puedes encontrar gran variedad de especies interesantes y fáciles de fotografiar. Por ejemplo, los blénidos, pulpos, opistobranquios, algas, estrellas de mar, ermitaños, paisajes, tu compañero…

Las ventajas de fotografiar con luz natural y a poca profundidad, es que la luz natural es bonita y real. Otra ventaja es que al estar a pocos metros, una botella puede durarte dos veces más que a mayor profundidad, por lo que podrás sumergirte durante mucho más tiempo y aprovechar al máximo tus prácticas. Tampoco necesitarás contratar una salida de barca por lo que el buceo te saldrá más económico.

Una ventaja más es que, si quisieras podrías fotografiar a pulmón, aunque requiere práctica, sólo necesitarás la máscara, el tubo y las aletas, y si llevas lastre mucho mejor.

Algunas consideraciones.

Recuerda que el sujeto a fotografiar tiene que estar bañado por la luz que se filtra en el agua. Si está dentro de una cueva o a la sombra de una roca, estamos jodidos.

También tendrás que tener en cuenta de dónde viene la luz, mejor disparar con la luz a tu espalda. Si lo haces a contraluz y sin flash de relleno (el flash se usa para iluminar al protagonista de la foto cuando está demasiado oscuro), el mismo bicho se hará sombra a sí mismo por la parte frontal y quedará oscuro.

Por lo tanto, no pongas al protagonista del encuadre a contraluz y si lo haces, usa un flash de relleno para iluminarlo. Haz pruebas desde distintos ángulos, el ensayo y error son tus aliados.

 

Fotografia submarina con luz natural
Fotografía submarina a poca profundidad, con luz natural. Olympus TG-4, sin carcasa, con objetivo angular. Bosques de algas pardas, Mar de Cortés, México.

 

Resumiendo, practicar la fotografía a pocos metros tiene muchos pros. Minimizar la absorción de colores producida por la profundidad, aprovechar la belleza de la luz natural, alargar mucho más el tiempo de fondo para practicar tu manejo con la cámara, incluso bucear sin botella… ¡Todo ventajas!

 

El flash integrado.

Con un flash integrado la cosa ya cambia bastante. Si  tu cámara lo tiene, aprovéchalo porque va a marcar una gran diferencia a corta distancia. Te servirá para conseguir un buen enfoque y recuperar los colores perdidos por la profundidad.

Recuerda que los flashes integrados están limitados por la distancia, ya que no tienen mucho alcance y no vas a poder iluminar todo el fondo marino. Dependiendo del flash apenas iluminarás unos centímetros, si tiras una foto a un pescado que está a cinco metros de distancia o de profundidad, no esperes iluminarlo. Tendrás que acercarte mucho a los sujetos.

Para la fotografía macro, al tener que estar cerca del sujeto, el flash integrado es ideal pues te alcanzará la luz y podrás conseguir una buena iluminación.

Con este flash tampoco podrás cambiar el ángulo del haz de luz. Éste es fijo y los flashazos siempre serán frontales, a diferencia de un flash externo con brazo articulado, con el que sí que puedes modificar la dirección de incidencia de la luz.

 

Cámara fe fotografía submarina, Olympus TG-4
Cámara de fotografía submarina, Olympus TG-4.

Algunos trucos y consejos prácticos del flash integrado.

Evita levantar sedimento porque la luz rebotará en las partículas en suspensión y te contaminarán la foto, es decir aparecerán un montón de motas en ésta ensuciándola.

Un arma muy poderosa que tiene el flash, aparte de iluminar, es la de “congelar” a los sujetos. Es decir enfocarlos con gran facilidad y que salgan muy nítidos en las fotos.

Busca modelos que se dejen fotografiar y a los que te puedas acercar sin que huyan para evitar fotos desenfocadas y poder practicar, ya sea con luz natural o flash integrado, a poca profundidad.

En resumen, el flash integrado te será de gran ayuda para iluminar y enfocar correctamente a los sujetos, aunque tiene sus carencias al ser de corto alcance y estar fijo siendo imposible moverlo a nuestro gusto.

El flash externo o foco de vídeo.

 

Flash externo submarino con pletina, brazo y cámara Olympus TG-4
Flash externo Riff UWB-2, con brazo articulado en pletina Intova y cámara con carcasa submarina Olympus TG-4.

Ventajas del flash externo.

Si tienes uno o dos flashes externos, ¡cojonudo! La gran diferencia respecto al flash integrado es la potencia y la movilidad de éste. Podrás iluminar a más distancia y cambiar el ángulo desde el que incide la luz, separarlo o acercarlo gracias a los brazos articulados que lo sujetan.

También podrás regular la potencia y evitar quemar la imagen. Es decir una foto que te ha quedado demasiado iluminada se la llama sobreexpuesta o “quemada”, vamos muy blanca. Y al contrario, cuando está poco iluminada se dice que está subexpuesta, o sea más negra que el sobaco de un mono.

En ambos casos se pierden texturas por lo que habrá que repetir la foto, a no ser que estés buscando ese efecto…

Trucos y consejos prácticos sobre el uso del flash externo.

Utiliza la movilidad del flash para evitar iluminar en exceso los motivos. Si apuntas indirectamente al sujeto con la luz residual, además de evitar que esto ocurra, minimizarás la aparición de partículas en las fotos. Juega con la posición del flash, el ángulo de la luz y la potencia hasta cogerle el truco.

Al poder mover el ángulo del flash, también puedes jugar con las luces y sombras. Dependiendo de donde venga la fuente de luz, conseguirás diferentes resultados.

A todo esto recuerda que dependiendo del flash que utilices, éste necesita más o menos tiempo para recargarse entre foto y foto, por lo que tendrás que esperar. En cambio la luz del foco de vídeo es contínua.

Usar un foco para iluminar.

Si no tienes flash, el foco también te servirá para iluminar a los sujetos. Aunque es menos potente que la luz del flash. Normalmente está más pensado para el vídeo y no tiene la virtud de congelar la imagen como el flash. Aunque si es lo único que tienes, es mejor que nada.

Si el foco no es específico para vídeo, es un foco de buceo convencional, el punto de luz estará muy concentrado en el medio. Para iluminar así, deberás hacerlo indirectamente. Ilumina con la luz residual para no sobreexponer  al sujeto.

 

Iniciacion a la fotografia submarina
En esta imagen vemos como se está iluminando este Ophisurus Serpens, con un foco de buceo convencional en el lomo. La luz se concentra ahí y sobreexpone.

Los filtros correctores.

Los filtros son una de las opciones más usadas y económicas para contrarrestar la pérdida de colores a poca profundidad. A diferencia de lo que habitualmente se cree, los filtros no tiñen la luz o añaden color a la fotografía, aquí vamos a explicar por qué.

¿Qué son los colores y la luz?

De una forma muy sencilla diremos que los colores, tal como los percibimos, son producto de cómo interpreta nuestro cerebro la luz.

La luz visible en realidad, está compuesta por ondas electromagnéticas, como lo son también las ondas de radio, televisión y telefonía. Según la longitud de esas ondas (entre 380 y 780 nm.) percibimos un color u otro.

¿Qué relación tienen con el medio acuático?

Al pasar la luz / ondas por el agua, se van perdiendo. El agua absorbe esas ondas y de ahí que los colores van desapareciendo.

Todo esto es importante para entender el funcionamiento de los filtros. Y para que entiendas que los colores que se han perdido no se pueden recuperar, por qué no están. Lo que hacemos es compensar su falta con los filtros o añadir luz artificial con el flash y el foco.

¿Cómo equilibran los colores los filtros correctores?

Los filtros funcionan como un cedazo. Bajo el agua los colores dominantes son los azules o los verdes. Los filtros compensan la falta de rojos dejando pasar menos colores dominantes.

Los filtros rojos filtran los colores azules. Haciendo el mismo efecto que cuando el agua filtra los rojos, los absorben dejando pasar menos ondas de ese color predominante.

Hay distintos tipos de filtros, para distintos dominantes.

¿Cómo funcionan los filtros?

Los filtros más habituales son los húmedos, los que se ponen y quitan dentro del agua. Hay filtros de varios colores como ya hemos visto, según el color dominante que queramos contrarrestar. Por lo general, en fotografía submarina usamos un filtro magenta para aguas verdes y uno rojo o naranja para aguas azules.

Son una buena opción para fotografiar entre los 6 y los 12 metros de profundidad. O menos, dependiendo del filtro y de las condiciones de luz. Recuerda, que si disparas con un filtro en la superficie con buena luz, la foto te saldrá roja.  Si lo haces a profundidad, cuando no llegan las ondas de rojos, la foto te saldrá azul y el filtro no te servirá. Por último, al colocar el filtro asegúrate de que no queda aire dentro y que está completamente lleno de agua. Porque sino en las fotos se verá esa burbuja de aire que queda.

Uso de filtros y flash.

Lo más normal, es que cuando queramos usar el flash quitemos el filtro y viceversa. Si usamos el filtro y disparamos con flash, la imagen se verá rojiza. Si dispones de flash lo más recomendable es que lo uses preferentemente, antes que los filtros.

 

Si quieres saber más sobre los filtros de colores, te recomendamos que leas este artículo Usos prácticos del filtro rojo en vídeo y fotografía submarina. 

 

iniciacion ala fotografia submarina
En esta fotografía vemos una cámara de acción Intova con el filtro de rojos puesto.

 

El balance de blancos.

Ya hemos visto, que para que los colores sean lo más fieles posibles a la realidad, necesitarás un foco, iluminación o filtro. Pero sea como sea, lo recomendado es hacer un balance de blancos antes de fotografiar nada, sobretodo para fotos con luz natural. Pues, sirve para ajustar correctamente los colores de una fotografía antes de ser tomada.

Si tu cámara dispone de esta opción en modo manual aprovéchala, léete bien las instrucciones de la máquina y aprende a utilizarla pues realmente marca una diferencia en los resultados que se obtienen. Sobre todo cuando no tienes ningún tipo de iluminación.

Si quieres saber más sobre el balance de blancos en este artículo te lo explicamos.

Si la cámara no tiene balance de blancos manual, el automatismo de la máquina hará el balance de blancos por ti.

Para hacer el balance de blancos tu mismo, te irá genial una tablilla o pizarra resistente al agua. Necesitas la tablilla blanca para que la cámara tenga una referencia del blanco y pueda ajustar la gama de colores. Puedes llevarla en el bolsillo o colgada de tu BCD e irla usando a medida que varíen las condiciones de luz o profundidad y necesites repetir el balance de blancos.

 

Cómo fotografiar nudibranquios y no morir en el intento
Foto submarina del nudibranquio, Hipselodoris Elegans. Tomada a 30 metros, sin lente macro ni luz artificial, únicamente con balance de blancos y modo microscopio de la Olympus TG-4.

 

En resumen, con toda la iluminación extra de foco y flash, podrás bajar más metros ya que dispondrás de más potencia de luz y podrás contrarrestar mejor la absorción de los colores producida por la profundidad y la distancia.

Estos aliados lumínicos te serán de gran ayuda para captar el colorido real de tus imágenes submarinas. Evita subexponer y sobreexponer, regulando la potencia y evita apuntar directamente a los sujetos. Haz siempre el balance de blancos conseguir colores más realistas y ajustados en tus fotos.

Su usas filtro recuerda hacerlo a poca profundidad y usa un filtro ajustado a los colores que quieras compensar.

 

¿Qué fotografiar para iniciarte en la fotografía submarina?

Bajo el agua es fácil encontrar motivos que fotografiar. Todo sorprende y tiene su belleza, ya sea a 2 que a 20 metros.

Pero cierto es que, ahora que estás empezando, te convendría buscar sujetos que se muevan relativamente poco y se dejen fotografiar.

Te recomendamos que te informes en la zona antes de meterte al agua. Consulta alguna guía de fauna y flora marina y mira cuáles son las especies que te puedes encontrar. Si vas con un centro de buceo, pregúntale al guía y que te indique dónde están los bichos estrella.

Especies más comunes y sencillas de fotografiar.

He aquí, una breve lista de las especies más comunes y sencillas de fotografiar, para iniciarse en el fotosub:

 

 

Blénidos y gobios.

Estos bichejos son la mar de simpáticos y son muy confiados, unos más que otros dependiendo de la especie. Los puedes encontrar tanto a poca profundidad como a 30 m. y normalmente repiten un patrón de movimiento.

Opistobranquios y platelmintos.

Los primeros son los caracoles del mar o babosas marinas, de los más lentos en el mundo submarino pero de los más bonitos. Los segundos son gusanos, muy parecidos a los opistobranquios pero planos. Son de distintos tamaños y con unos colores preciosos. Hay una gran variedad de especies y los puedes encontrar a diferentes profundidades. Una lente macro es indispensable para las especies más pequeñas. En el artículo Cómo fotografiar nudibranquios y no morir en el intento te hemos dejado algunos consejos para fotografiarlos.

Crustáceos y moluscos.

Afina bien la vista, porque algunos son muy pequeños… Pero, están por todos lados. Encontrarás, desde pequeños ermitaños de apenas unos centímetros a grandes crustáceos como las langostas. Y moluscos cefalópodos como el pulpo, que también dejarán que te acerques hasta cierto punto.

 

fotografia submarina, practica la foto con los equinodermos.
Fotografía de un pepino de mar, en el Mar de Andamán, Islas Similan, Tailandia.

Equinodermos.

¿Comoor?  Nos referimos a los pepinos de mar, erizos y estrellas de mar. Estos abundan y tienen colores muy llamativos, no saldran por patas y te podrás explayar.

Cnidarios.

Medusas, corales, esponjas, anémonas… Más de lo mismo, infinidad de especies y colores con las que practicar y como están amarradas a las rocas, son todas tuyas.

Tu compañero.

Hazle una buena foto para que vacile en su Facebook y que luego te invite a una birra.

 

Sobre todo respeta a los animales y no los hostigues. Deja que sean ellos los que se acerquen. Esa será la mejor foto que tendrás.

 

Cómo componer bien una fotografía.

¿Qué es la composición?

La composición en una foto se refiere a la forma en que ‘colocamos’ los elementos en el encuadre.

Por ejemplo: un banco de peces nadando, un ermitaño y un erizo. En este ejemplo tenemos tres elementos y dependiendo como los incluyamos en la foto, unos tendrán más relevancia que otros. Es decir, depende del ángulo y lugar desde el que tomemos la foto conseguiremos dar a unos u otros ese protagonismo.

Toda foto tiene que tener un motivo o un protagonista. Siguiendo con el ejemplo anterior, imagina que colocamos al ermitaño en un primer plano, de esta forma lo haremos destacar, al fondo el banco de peces y en un primerísimo plano el erizo para dar más profundidad a la foto.

Con este orden hemos creado una composición con un motivo que es el ermitaño y en segundo plano el banco de peces y el erizo, dando todo el protagonismo al crustáceo. El resultado es una foto equilibrada y agradable a la vista.

 

La composición en foto subacuática.
Foto tomada con luz natural, a poca profundidad, con la cámara Olympus TG-4, en modo submarino macro. Mar Mediterráneo, Costa Brava, España.

 

Recuerda: menos es más. No metas muchos elementos en una fotografía, porque corres el riesgo de hacer una foto caótica. Los elementos deben tener un espacio propio en la composición y verse claramente.

También podemos incluir un solo motivo en la foto, como por ejemplo una estrella o una langosta con su hábitat de fondo. Aunque podríamos centrarnos en el cuerpo entero, en la cabeza o en una pinza, dándole otro enfoque.

En el caso de un paisaje, podríamos centrarnos en una piedra con coral como protagonista, por poner un ejemplo. Y añadir unos bancos de peces circundantes junto con otros animales, creando de esta forma una atmósfera complementaria.

fotografia submarina
Canon S120. Un ejemplo de que toda fotografïa tiene que tener un motivo o protagonista ¿No te da la sensación de que a esta foto le falta algo?

Distribución de los elementos en el encuadre.

¿Y cómo se distribuyen los elementos en el encuadre si algunos de éstos tienen vida propia?

Viendo el ejemplo del ermitaño y el erizo. Esa foto se tomó encuadrando al ermitaño en primer plano y el erizo en primerísimo plano, dejando un espacio en la parte superior derecha del encuadre. Una vez encuadrada, no quedó otra que esperar a que pasara un banco de peces y se colara por esa zona.

La paciencia será tu aliada para conseguir composiciones atractivas.

Poco a poco irás entrenando el “ojo fotográfico”. Con el tiempo irás conociendo las conductas de los animales y podrás anticiparte a sus movimientos para encontrar la foto que buscas.

A veces tienes suerte y simplemente te encuentras con la foto ideal, como por ejemplo un depredador cazando o un animal poco común. Hay que estar atento y entrenado, para que cuando eso ocurra puedas aplicar con soltura toda la técnica aprendida e inmortalizar ese momento.

Recuerda que la composición es la clave para que tus fotos marquen una gran diferencia, es muy importante que tengas una idea clara de lo que quieres transmitir en una imagen.

En resumen, cuando te pongas a colocar los elementos que quieres fotografiar en el encuadre, deberás pensar en cómo los incluyes, a qué sujeto le das más relevancia y cómo lo conviertes en el motivo de la escena.

 

foto submarina
Canon S120. Cuando compongas con varios sujetos, acuérdate del núm. 3. Componer con 3 elementos tienen un impacto visual muy agradable y equilibrado.

 

Consejos, técnicas de encuadre y composición en fotografía.

Saber algunas técnicas para encuadrar, te serán de ayuda para componer tus fotos de buceo y que resulten agradables. Unos pequeños trucos fáciles de llevar a cabo que te darán buenos resultados desde el primer momento.

Como ya sabes, el encuadre es la fotografía en sí. El lugar que ocupan todos los elementos que incluimos en la foto, y al que le podemos dar un formato vertical u horizontal.

Tanto en fotografía como en vídeo se usan determinadas técnicas de encuadre y composición que siempre funcionan. Aunque las reglas están para romperlas, antes de hacerlo hay que saber aplicarlas y conocerlas bien.

Vamos a verlas.

No cortar los sujetos.

Es muy importante a la hora de encuadrar no cortar partes vitales de los sujetos, como la cola de un pez o la aleta de un buzo.

Hay cortes que son más agradables a la vista que otros. Por ejemplo cuando quieres retratar la cara de un pez, la pinza de un cangrejo o el tentáculo de un pulpo. En estos casos es obvio que solo te estás centrando en los detalles específicos de un sujeto y no te interesa el resto. Pero cuando ves una foto con un buzo de cuerpo entero, al que se le ha cortado una parte de la aleta sin querer… Eso queda muy feo, delata que no se hecho un encuadre correcto.

 

foto submarina
En esta foto le cortamos la aleta al compañero. Canon S120.

 

No solapar los motivos de una encuadre.

Cuando estás componiendo una foto donde hay varios elementos, intenta evitar solapar los motivos. Si colocamos un elemento delante de otro, restamos protagonista a ambos. Muchas veces no nos damos cuenta de este error hasta que visualizamos la foto.

 

Fotografia submarina
Canon S120.En esta fotografía se puede ver cómo el buzo solapa con su aleta al compañero.
La foto quedaría mas redonda sin este error.

 

Esta misma regla podemos aplicarla para que los sujetos destaquen más del fondo y no se pierdan en él. Muchas veces es tan fácil como encuadrar desde un ángulo más bajo. Algunas veces ésto no tiene por que quedar mal. Las reglas están para romperlas, pero es bueno tenerlas en cuenta y experimentar con los resultados.

 

fotografia submarina
Canon S120. Los peces están solapados con el fondo y no destacan. Además hay un corte muy feo del pez. Si hubiéramos encuadrado desde más abajo, estarían con el azul de fondo haciéndolos destacar.

Regla de los tercios.

Ya hemos visto que todos los encuadres deberían tener un motivo o protagonista. Aquello a lo que das la importancia y allí dónde quieres que el espectador centre su atención. Para esto puedes situar al sujeto en el centro de la imagen. O bien, usar la regla de los tercios.

Tanto en fotografía y video, como en otras disciplinas artísticas, se usa la denominada ‘regla de los tercios’, de la que seguramente habrás oído hablar. La regla de los tres tercios sirve para ordenar los elementos en una composición.

Para ello imagina que divides el encuadre o la LCD de tu cámara en 9 partes, trazando dos líneas paralelas horizontales y dos verticales. Allí dónde se cruzan estas líneas son lo que llamamos puntos fuertes. Es decir, los lugares en los que deberíamos colocar los elementos del encuadre o protagonista para que tome la relevancia que buscamos.

 

fotografia submarina
Este pez payaso está en un punto fuerte del encuadre según la regla de los tercios.

 

Dar aire a las fotos.

Otro truco que siempre funciona es evitar “encajonar” a los sujetos dentro de los encuadres.

Imagina que has retratado una estrella de mar y sus brazos están tocando o rozando los 4 costados del encuadre. ¡Un poco más y le cortas una extremidad a la estrella!

En argot fotográfico también se le llama una foto “apretada” o “que no respira”. Lo contrario sería “darle un poco de aire” o “que respire” la foto.

Cuando realizamos encuadres encajonados, no son agradables a la vista y dan la sensación de asfixia.

 

fotografia submarina
Ejemplo de foto encajonada ¿No te da una sensación de asfixia?  Canon S120.

Ley de la mirada

La ley de la mirada consiste en componer la imagen teniendo en cuenta la trayectoria que traza con la vista el protagonista de ésta. También es aplicable al movimiento o dirección que sigue el sujeto. 

Ya sea un buzo, un pez o un pulpo, esta regla se aplica y nos sirve para generar una sensación más interesante y natural al espectador.

Consiste en dejar ese ‘aire’ que comentábamos frente a la mirada o la dirección del protagonista, siguiendo su trayectoria.

Si por ejemplo el buzo al que estás fotografiando está mirando hacia la derecha, deberás colocarlo a la izquierda del encuadre y dejar ‘aire’ a su derecha. Es decir, dejar ese espacio delante de su mirada para que la foto ‘respire’ y no dé la sensación de asfixia o aprisionamiento del sujeto. A tener en cuenta, porque generará esas mismas sensaciones también en el espectador.

El espacio libre ha de quedar siguiendo esta trayectoria de la mirada. Esto hace que dirijas al espectador al lugar dónde se supone que el protagonista mira y generes su curiosidad.

 

fotografia submarina
En esta fotografía se respeta la trayectoria que hace con la mirada el blénido, dejando ese espacio o aire libre y generando cierta curiosidad por saber qué está mirando. Olympus TG-4, modo macro.

 

Otro truco para componer es jugar con los ángulos y las perspectivas.

Si retratas un animal pequeño y lo haces a su altura o un poco por debajo de éste, magnificarás su personalidad. Por lo que te quedará una foto muy resultona. A este tipo de encuadre se le llama contrapicado.

Lo contrario sería un picado. Si al mismo sujeto lo enfocamos desde arriba, lo estaremos empequeñeciendo y le restaremos personalidad.

iniciación a la foto submarina
Esta foto es un contrapicado, tomada desde abajo hacia arriba. Lo contrario sería un picado, una foto hecha por encima del animal hacia abajo. Canon S120.

 

Resumiendo, si compones bien una toma utilizando estas técnicas de encuadre, ten por seguro que tus fotos mejorarán considerablemente. Empieza por aplicarlas bien y conocerlas.

Ten en cuenta que muchas de estas reglas se pueden romper y en algunos casos conseguirás unos resultados muy originales si lo haces. Pero lo ideal sería dominar los conceptos básicos y una vez los tenemos controlados, empezar a experimentar con encuadres más arriesgados.

Recuerda las técnicas aprendidas: La regla de los tercios, tipos de encuadre como picado o contrapicado, evita cortar brazos o cabezas, no encajones los encuadres y utiliza la regla de la mirada.

 

 ¿Cómo evitar que tus fotografías submarinas salgan movidas y desenfocadas?

Sin foco no hay foto, por muy bien que esté compuesta una toma, encuadrada y correctamente expuesta. Si hay un desenfoque evidente esta imagen irá directamente a la papelera.

Hay recursos y opciones de la cámara que nos van a ayudar con este cometido.

 

fotografia subacuática

Tu cámara.

Tienes que saber que dependiendo del modelo de cámara, a la que te acercas mucho al sujeto no enfoca. Si tu máquina tiene la opción de macro te permitirá enfocar más de cerca.

Es importante que sepas a partir de cuánta distancia te permite enfocar tu cámara. Un truco que puedes usar es el zoom si lo tiene, de esta forma sí que te permitirá enfocar a poca distancia. Tendrás que alejar un poco la cámara del sujeto y enfocar con un poco de zoom. Utilízalo sobre todo para fotos macro. De esta manera podrás conseguir acercarte más a un sujeto sin asustarlo.

No siempre tiene que estar todo enfocado pero los motivos principales sí.

En el caso de fotografiar un pez en primer plano con un paisaje marino de fondo, ese pez debería estar enfocado. El fondo, al pasar a un segundo plano podría no estarlo.

En el caso de un paisaje submarino lo ideal sería que todo estuviese a foco.

 

fotografía paisaje submarino
Fotografía de paisaje submarino. Koh Tao, Tailandia. Canon S120.

Trucos para mejorar el enfoque de tus fotografías submarinas.

Los motivos que van determinar si una foto sale bien enfocada son varios. La iluminación, tu pulso y estabilidad, el movimiento del sujeto a retratar, el automatismo de tu cámara y la velocidad de disparo en caso de tirar en modo manual.

El flash.

El flash tiene la capacidad de ‘congelar’ las imágenes, es la mejor opción para conseguir un buen enfoque.

Soportes y pletinas.

Cuando presionamos el botón de disparo, si no lo hacemos suavemente la foto puede salir movida. Para conseguir más estabilización los soportes de cámara van perfectos. Se trata de unas pletinas con brazos articulados que te permiten colocar la cámara, flash y focos.

 

fotografia submarina

 

Opciones de la cámara.

Estabilizador de imagen.

Algunas cámaras tienen una opción para estabilizar la imagen que puedes activar y reduce parte del movimiento de la cámara o del pulso al tomar la foto.

Velocidad de disparo.

Normalmente, las cámaras también tienen un automatismo para acciones rápidas. Lo que hace esta opción es elevar la velocidad de disparo, disparar más rápido. En el caso de que enfoques a sujetos que se mueven muy rápido, esta opción es ideal.

 

opción de fotografia submarina de la cámara acuática olympus TG-4
Opción en Olympus Tg-4 para acciones submarinas, aumentando la velocidad de disparo.

 

Seguimiento del sujeto o foco continuo.

Dependiendo de la cámara hay otros automatismos que te facilitan la vida. Por ejemplo la opción de seguimiento del sujeto o foco continuo, que mantiene el sujeto enfocado mientras éste se mueve. Averigua si tu cámara tiene opciones de enfoque y aprovéchalas.

Cuando realices una foto, obsérvala en la pantalla LCD. Si por el tamaño de la pantalla no eres capaz de ver si la imagen está enfocada, hazle zoom para ver si realmente ha quedado bien.

Edición gráfica.

Por último, la mayoría de programas de edición gráfica te permiten reducir el desenfoque. Éstos, cuentan con las opciones de enfoque o ‘enhance’ y poder minimizarlo si el desenfoque es leve. Aunque una vez más, estamos hablando de un retoque, no esperes milagros.

Si la foto no tiene foco, descártala, no desesperes, y sigue practicando.

 

Editar tus fotos.

Cuando hablamos del procesado o edición de fotos en la era digital nos referimos a mejorarlas sutilmente y hacer retoques para arreglar pequeños fallos que hayamos podido cometer. No estamos hablando de hacer montajes fotográficos, ya que estaríamos hablando de otra disciplina que no viene al caso. No se trata de eso, sino de hacer pequeñas mejoras.

 

Cuando hablamos de edición en fotografía submarina nos referimos a pequeños retoques, no montajes fotográficos.
Cuando hablamos de edición en fotografía submarina, nos referimos a pequeños retoques, no a montajes fotográficos como éste.

 

Programas de edición de fotos.

Antiguamente en el revelado de estudio también se procesaban las fotos pero con métodos más arcaicos. Hoy en día se hace con programas digitales. Entre los más conocidos están Lightroom o Photoshop, que son de pago. Pero también tienes una opción gratuita alternativa a Photoshop. Un fantástico programa libre de edición fotográfica: Gimp.

Cierto es, que una foto mal ejecutada no tiene arreglo posible por mucho phutoshop que le metas. Una toma desenfocada, mal compuesta, con dominante azul, subexpuesta o sobreexpuesta en exceso… Difícilmente la arreglarás y aunque la mejores un poco, se verá fea y muy manipulada.

Lo ideal es que las fotos salgan lo más perfectas posible de la cámara.

 

Foto acuática, azulada.
Esta foto está muy azul por no tener una correcta iluminación, ni balance de blancos. Los colores reales de esta fotografía no se pueden recuperar.

 

Retoque fotográfico en foto submarina.

Algunos de los retoques fotográficos más básicos que se hacen en la fotografía son éstos:

Recortar y ajustar el encuadre. Con las herramientas de recorte, lo que haremos es hacer pequeños recortes en la fotografía para acabar de ajustar el encuadre. No se trata de re-encuadrar la foto, que en algún caso sería posible si ésta lo permite, sino mejorar el encuadre que ya hay.

Ajustar las sombras, el brillo y el contraste.  Subir un poco las sombras para ganar texturas o bajar los brillos en una toma si hay alguna parte que está demasiado iluminada. O corregir las altas luces en una imagen sobreexpuesta. Estas son algunas de las opciones más básicas que todo programa de imagen tiene,  y las más comunes.

Limpiar el exceso de partículas, es otra opción que podemos encontrar en programas más avanzados con las herramientas de clonado. Es muy útil si hay algunas partículas en la imagen, pero no funcionará tan bien si la foto está llena de puntitos a limpiar. Si quieres aprender a quitar las partículas no deseadas de tus fotos, en este artículo te lo explicamos.

Corrección de color. También podremos retocar y ajustar los colores, dándole algo más de presencia a los rojos en el caso de que tus fotos tiren al azul o verde. Esto se puede hacer mediante las curvas de color y otras opciones de corrección de color. Aunque, si las fotografías están completamente azules, habrá poco que hacer.

Recuerda que los programas de edición no hacen milagros. Solo los vamos a utilizar para corregir algún pequeño fallo, mejorando una foto que ya es buena de por sí. Si la foto no tiene arreglo, no desesperes, habrá más oportunidades.

 

edición fotográfica submarina

 

Efectos artísticos y filtros.

Con el procesado también puedes buscar un resultado más “Artístico”. Por ejemplo pasarlas a blanco y negro y jugar con la escala de grises. O utilizar la técnica del color selectivo, por ejemplo cuando solo tiene color un elemento de la imagen y el resto en blanco y negro.

Se pueden conseguir los efectos de los típicos filtros de aplicaciones como Instagram o los smartphone con los programas de edición. Resaltar el contraste de colores para darle un aspecto cromático o palidecer los colores haciendo un efecto de cámara instantánea tipo Polaroid…

En fin, lo que cada uno le parezca mejor para explicar un historia con sus fotos. Aunque es cierto que los fondos marinos, ya son suficientemente bellos de por sí y a los buceadores nos suelen gustar más las fotografías realistas y fieles a la realidad.

 

Fotografía submarina, efectos artísticos.
Fotografía submarina en blanco y negro. Canon S120. Costa Brava, Islas Medes, España.

 

Resumiendo…

Con esta breve guía de iniciación a la fotografía submarina, ya sabes todos los trucos para aprender o mejorar tu técnica fotográfica bajo el agua.

A lo largo de esta lectura has descubierto la existencia de diferentes modalidades para practicar la fotografía submarina: buceo autónomo, en apnea y snorkel.

Conoces las ventajas de utilizar el modo automático si eres principiante y la necesidad de aprender a usar el modo manual, en un futuro.

Has visto las particularidades que tiene la fotografía submarina respecto a la convencional. Desde utilizar un equipo específico que no tiene por qué ser caro, a cómo trasciende el entorno submarino en el resultado final de tus fotografías.

También has aprendido cómo afecta la carencia de luz en tus imágenes. Cómo solventar el problema mediante el uso de la luz natural, el flash y el foco.

Ya sabes cómo componer y encuadrar una escena para mejorar el impacto visual de tus fotografías y cómo enfocarlas correctamente. Y algunos trucos y programas para editar tus fotos.

Todo lo que está por venir depende de ti, tienes los conocimientos necesarios para sacar buenas fotos pero si no los pones en práctica no mejorarás. La fotografía es echarle horas y disfrutar con el proceso del aprendizaje.

Pásatelo bien, disfruta del mar, haz pruebas, equivócate, aprende de tus errores, experimenta, sé creativo y crítico con tus resultados.

Respeta el entorno y los animales, ya que sin ellos todo esto no sería posible.

 

fotografía submarina con cámara acuática


¿Cuáles son tus trucos?

Si tienes otros trucos de iniciación a la fotografía submarina que quieras compartir con la comunidad buceadora, no dudes en dejarlos en los comentarios. ¡Son más que bienvenidos y nos ayudarán a aprender a todos!

 

¿Te gustó el artículo? Únete a Viajar Buceando

guía de iniciación al videosub

Te enviaremos más artículos como este y, además podrás descargar gratis la guía de iniciación al VIDEOSUB, con 20 trucos para hacer vídeos de buceo y los 5 errores que no debes cometer + contenidos y promociones exclusivas para los suscriptores.

acerca de annabel y efra viajar buceando

Acerca de los autores de este artículo: Viajar Buceando.

Somos Annabel y Efra, instructores de buceo PADI y SSI. Hace más de una década que nos dedicamos a la enseñanza. Hemos formado a cientos de alumnos de diferentes nacionalidades en cursos de buceo y ayudado a mejorar sus fotos y vídeos submarinos.

La fotografía y el vídeo forman parte de nuestro trabajo, conocemos bien sus particularidades y lo que se necesita saber para sacarle el máximo partido a un equipo convencional. También nos dedicamos a entrevistar a apasionados de la imagen submarina, viajeros y buceadores de todo el mundo para que todos aprendamos de ellos.

Esto es lo que nosotros hemos aprendido y queremos compartirlo contigo. Si tu también quieres aprender, puedes descargarte gratuitamente la guía de iniciación al videosub y empezar hoy mismo.

Interacciones del lector

Comentarios

Comenta, opina... ¡Exprésate!

Shares